…Al menos por ahora…

Humo de vapeadores

Un cigarrillo electrónico es un dispositivo conformado por una batería, una cámara de vaporización y un elemento calentador que activa una bobina electrónica para formar el vapor desde un cartucho de líquido que está compuesto por diferentes químicos, saborizantes y contenidos de nicotina.

Se ha documentado que existen más de siete mil líquidos diferentes y la gran mayoría no están regulados por las autoridades competentes, haciéndose desconocida la cantidad de cada componente que conforma el líquido y las sustancias que son realmente inhaladas.

Por ejemplo, en muchos cartuchos líquidos se han identificado componentes tóxicos asociados a los saborizantes, como pequeñas cantidades de metales pesados (como níquel y plomo) y carcinógenos conocidos como: óxido de propileno en el líquido, formaldehído y glicidol en los vapores.

Además, muchos cigarrillos pueden usarse para administrar drogas recreativas, como los aceites a base de THC (tetrahidrocannabinol), componente activo del cannabis. De esta manera, quienes fuman cigarrillos electrónicos están inhalando el líquido en forma de aerosol hacia sus pulmones, y aquellas personas que están a su alrededor también pueden inhalarlo de manera pasiva cuando es exhalado por el fumador, implicando riesgos para la salud.

Pero, ¿por qué es riesgoso?

  1. Porque se desconocen los efectos beneficiosos y su seguridad a largo plazo.
  2. Porque la composición del vapor (o aerosol) depende de los componentes del líquido que se evaporan, de las características eléctricas del dispositivo y de la temperatura alcanzada. Haciendo inidentificable y no generalizable, las moléculas que realmente están ingresando al organismo.
  3. Las sustancias inhaladas también pueden sufrir variaciones debido a la descomposición térmica generada por el calentamiento de los Cig-e, produciendo nuevos compuestos en aerosol con diversos perfiles toxicológicos. Entonces, solas o en combinación, estas sustancias podrían afectar el pulmón y en consecuencia, generar enfermedades en este órgano.
  4. No se conoce en detalle la composición y tampoco existen normas que garanticen la seguridad a quienes lo consumen y la calidad del producto para su venta y distribución. Por ejemplo, en Colombia el INVIMA aún no vigila de manera sanitaria los productos, pero recomienda a los gobiernos reforzar el seguimiento y patrocinio al uso de los cigarrillos electrónicos, como el proyecto de Ley 167 de 2017.

Por ello, les sugiero que no reemplacen un riesgo por otro riesgo: la presencia de sustancias dañinas y otras potencialmente dañinas, sumado a las dosis variables y desconocidas de los componentes, llevan a una falta de seguridad para emplear los cigarrillos electrónicos en reemplazo de los convencionales.

Entonces, ¿qué les recomiendo?

  1. Los cig-e no deben ser usados por la población general, especialmente por jóvenes que con frecuencia hacen de ellos un uso recreativo, ni por embarazadas ni por adultos que nunca han fumado.
  2. Bajo plena consciencia del hábito de fumar, ajusten sus creencias y pregúntense ¿por qué vale la pena fumar?, ¿por qué me gusta?, ¿es un hábito o es una necesidad?, ¿qué se gana con fumar?, ¿qué se gana con no fumar?
  3. En fumadores pesados, no es fácil abandonar el consumo de cigarrillo por sí mismos, por ello, accedan a profesionales de la salud que podemos orientarles y ayudarles en el proceso. En mi programa de cesación tabáquica, la educación es el pilar fundamental.
  4. Conozcan todas las alternativas que existen para abandonar el cigarrillo de manera natural. El principal tratamiento involucra la consejería al paciente y en ciertos casos, el apoyo con terapia farmacológica bajo estricta vigilancia del profesional médico.
  5. Las terapias alternativas y complementarias también son grandes coadyuvantes en el proceso, especialmente la auriculoterapia, las terapias mente-cuerpo, la aromaterapia y/o las esencias florales, pues no tienen efectos secundarios ni adictivos, ayudan a tener control de la mente y a tratar las causas que llevan a fumar.

Así que si son fumadores, no duden en acudir a un programa de cesación tabáquica con profesionales de la salud. Y si no fuman, eviten hacer uso recreativo con estos dispositivos.

Si gustan empezar solos y aún dudan en acudir a un profesional de la salud, les invito a ayudarse del Remedio Floral Tranquilidad, o el Aceite Bienestar Relajación porque con estos servicios de origen natural pueden empezar a hacer cambios en sus hábitos. Además, es mejor emplear un producto natural al que se le conocen sus componentes, que un aerosol del que se desconoce su constitución y en el que predominan cientos de sustancias sintéticas.

Iveth Ussa
Iveth Ussa

Me encanta ayudar a cualquier persona en la consecución de su Bienestar Integral, en el que su naturaleza interna (la fuente del ser y sus funciones biológicas) se equilibre con su naturaleza externa (el entorno que le rodea), haciendo uso de métodos de origen natural que le permitan alcanzar una Salud Plena: salud física, salud mental y salud espiritual, y no solo la ausencia de la enfermedad.
Soy médica y mi vocación está en el servicio humanizado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.