El objetivo de la vida es hacer que los latidos de tu corazón coincidan con el latido del universo, para que tu naturaleza coincida con la Naturaleza

Joseph Campbell

Hoy en día mucho se escucha sobre “reiki”: hay personas que asisten a una sesión por recomendación de conocidos, hay otras personas que saben de qué trata y de los beneficios que les ha aportado.

Entonces, es necesario aclarar conceptos clave para que tengan más seguridad a la hora de acudir a una sesión y que no se lleven ideas erróneas a la hora de acceder a una terapia bioenergética que emplee reiki.

Qué es reiki

El reiki es una terapia complementaria que busca reforzar y movilizar la energía vital.

Se considera que la energía vital es una energía invisible a los ojos (conocida como prana en Ayurveda y qi en medicina China) que afecta tanto el «estado espiritual, emocional y mental como el estado físico de una persona», según lo cita el NIH (Instituto Nacional de Cáncer de los Estados Unidos).

Así, el “National Center of Complementary and Integrative Health” de Estados Unidos, considera el reiki como “un enfoque de salud Complementario”, en el que el profesional coloca sus manos sobre una persona con el objetivo de “dirigir la energía vital para facilitarle su propia respuesta curativa”.

Según los “Lineamientos Técnicos para la Articulación de Terapias Complementarias” de Colombia, el reiki se fundamenta en el flujo de energía vital del ser humano y también la define como una “terapia vibratoria comúnmente facilitada por el tacto ligero, con el objetivo principal de equilibrar los aspectos espirituales, físicos, mentales y emocionales de las personas”.

Entonces, si constantemente se habla de energía vital, se asume que la persona que acude a una terapia podría o no, creer en este flujo vital, de allí el hecho de asociarse al campo espiritual.

Como la finalidad de este artículo no es hablar solo de creencias, expondré algunos puntos teóricos que explican el reiki.

Etimología

Etimológicamente hablando, Reiki es una palabra de origen japonés con un amplio contenido que no es asunto del presente escrito, pero cabe comentar que es un vocablo conformado por dos kanji (pictogramas):

  • El kanji de “Rei” tiene múltiples significados, entre ellos están «universal», «trascendental», “espíritu” o “alma”, pero en los últimos años los japoneses modernos lo interpretan solo como “fantasma” u “oculto”, hecho que no lo hace bien visto para algunos en su país de origen (Japón), pues lo asocian con el ocultismo o con las sectas religiosas.
  • Y el kanji de “Ki” que significa “energía vital”. Cabe aclarar que han asociado al Reiki al ámbito espiritual (no al religioso) y en parte a la energía “cósmica”. Pero más adelante veremos que no se trata de solo una creencia.

Desde este punto de vista, Reiki significa «energía vital universal»

Cómo funciona

Una sesión de Reiki se basa en la creencia oriental de que la energía vital en equilibrio permite fortalecer las habilidades auto-curativas naturales del cuerpo, mediante la imposición de manos sobre el cuerpo del paciente.

Esta energía vital para muchos investigadores haría referencia al campo biomagnético que conforma a todos los seres humanos, que también es emitido por la Tierra y que puede ser medido a través de dispositivos sensibles (Kuman, 2017, Seto et al, 1992 y Zimmerman, 1990).

Por consiguiente, lo que ocurre en Reiki, es que el terapeuta es un canal energético entre la atmósfera y el paciente. Así, un terapeuta debe balancear su propia energía, es decir, sus propios campos biomagnéticos antes de iniciar una sesión, porque ello influirá en el resultado del tratamiento.

Como lo demuestra una investigación realizada por Kuman, el terapeuta de reiki no da su propia energía, tampoco le roba energía al paciente y ambos, tanto terapeuta como paciente, ganan energía cuando hay un adecuado balance energético por parte del terapeuta.

Fundamento teórico

Gracias a la investigación moderna en magnetismo y física cuántica, no cabe duda que estamos conformados por átomos: no solo somos seres bioquímicos, sino también, de naturaleza electromagnética y hay un constante movimiento que permite generar señales eléctricas que transmiten constantemente mensajes hacia y desde el cerebro, el corazón y otros tejidos, como puede ser materializado a través de un electroencefalograma o un electrocardiograma. 

Además, hace unos años se descubrió que todos los órganos y tejidos del cuerpo producen pulsaciones magnéticas específicas, que generan un potencial de membrana y frecuencias que, cuando se salen de su rango de normalidad, predisponen a la persona a la enfermedad (Kuman 2017, Becker 1985, Burr 1972). Estas pulsaciones se han conocido como “campos biomagnéticos” que pueden registrarse por diferentes instrumentos y son los que podrían explicar el efecto terapéutico del reiki.

Por ejemplo, la investigadora Kuman, midió con un dispositivo patentado en el año 2017, la intensidad de corriente eléctrica en microamperios de puntos específicos de acupuntura de los terapeutas de reiki y de sus pacientes, antes y después de una sesión, encontrando que después de una terapia, tanto paciente como terapeuta, tenían niveles de intensidad más altos. Esto coincidía con la sensación de mejoría referida por los pacientes estudiados e incluso, los mismos practicantes de reiki.

En conclusión, la energía vital del paciente podría equilibrarse por la energía emitida desde las manos de terapeutas de reiki, que se detecta como un campo biomagnético medido a través de dispositivos sensibles. Así, estar equilibrado a nivel energético y transmitir la energía (electromagnética) a través de las manos, puede generar beneficios sobre la salud, ya sea como medicina terapéutica o preventiva.

Pero no se puede olvidar otra teoría que refuerza el fundamento teórico del reiki: la teoría polivagal, que explica cómo se obtienen los efectos neurofisiológicos positivos encargados de participar en los sentimientos de seguridad durante una buena relación terapeuta-paciente y médico-paciente, que influyen asimismo en el estado de salud y la sensación de bienestar.

Esta última teoría, sumada a la psiconeuroinmunología podrían explicar los beneficios del reiki a distancia, sin embargo, en este ámbito todavía hay mucho que explorar, pues aún es científicamente inexplicable que una persona a cientos de kilómetros de distancia, pueda percibir beneficios y recibir un diagnóstico bioenergético que coincida con sus dolencias. Podría ser este punto donde entra a jugar un papel importante la espiritualidad y las creencias del terapeuta y el paciente.

Evidencia científica

La energía emitida de las manos de un terapeuta de reiki es aún un tema que la comunidad científica debate e investiga.

Independientemente de ello, en algunos hospitales del mundo ya emplean reiki para mejorar el dolor crónico y agudo, el estrés, la depresión y la ansiedad, para mejorar la sensación de bienestar e incluso la emplean como manejo coadyuvante en pacientes con cáncer (Thrane y Cohen 2014, Lee et al 2008, Joyce y Herbinson 2015, Bukowski 2015, Birocco et al 2012)

Sin embargo, algunos estudios que existen sobre el uso del reiki como terapia, son de baja calidad y de inadecuadas metodologías, generando desaprobación por parte de muchas comunidades científicas. Pero en los últimos dos años han avanzado nuevas investigaciones que vale la pena comentar:

1. En un meta-análisis que incluía cuatro ensayos clínicos aleatorizados, el investigador Doğan concluyó que en los 104 participantes que recibieron reiki, hubo reducción del dolor en comparación al grupo control de 108 participantes.

2. Gantt y Orina en una investigación con 30 pacientes con dolor crónico, concluyeron resultados positivos en la reducción de dolor espontáneo y en el que interfería con la actividad diaria como caminar o dormir. En su investigación educaron a los participantes en el concepto de reiki y les efectuaron seis sesiones de 30 minutos en un intervalo de dos a tres semanas.

3. Finalmente, los investigadores Dyer et al evaluaron la efectividad de reiki en un estudio a gran escala donde participaron 99 terapeutas privados de reiki y se realizaron 1411 sesiones, concluyendo que, al finalizar las sesiones, los resultados fueron positivos y estadísticamente significativos sobre múltiples variables relacionadas con la salud física y psicológica, como la reducción de dolor, el cansancio, las náuseas y el bienestar general.

Recomendaciones

Una persona sana o con enfermedad puede favorecerse de un tratamiento de Reiki, porque mejorará su balance energético y asimismo su salud. Pero esto no significa que la terapia sea una panacea y que ello lleve a abandonar los tratamientos medicos convencionales de manera abrupta y sin previa asesoría de su médico tratante.

Si van a acceder a una o varias sesiones, tengan presente que solo personas preparadas y entrenadas en reiki deberán ser las encargadas de realizar la terapia. Acceder a alguien con entrenamiento en reiki occidental o en reiki japonés dependerá de la forma en que quieran recibir la sesión.

No duden en comentar si tienen inquietudes o quieren compartir experiencias. Si buscan acceder a una terapia de reiki, con mucho gusto estaré dispuesta a ayudarles. Si gustan acceder a mis programas educativos y gratuitos de salud, pueden registrarse.

Iveth Ussa
Iveth Ussa

Me encanta ayudar a cualquier persona en la consecución de su Bienestar Integral, en el que su naturaleza interna (la fuente del ser y sus funciones biológicas) se equilibre con su naturaleza externa (el entorno que le rodea), haciendo uso de métodos de origen natural que le permitan alcanzar una Salud Plena: salud física, salud mental y salud espiritual, y no solo la ausencia de la enfermedad.
Soy médica integrativa entrenada en Jikiden Reiki y mi vocación está en el servicio humanizado.

Referencias bibliográficas

1. National Center for Complementary and Integrative Health (NCCIH). Reiki. 27th Dec 2018. Disponible en https://nccih.nih.gov/health/reiki-info
2. Mesa de Trabajo en Medicinas y las Terapias Alternativas y Complementarias. Lineamientos técnicos para la articulación de las medicinas y las terapias alternativas y complementarias, en el marco del sistema general de seguridad social en salud. Mayo 2018. Minsalud. Disponible en: https://www.minsalud.gov.co/sites/rid/Lists/BibliotecaDigital/RIDE/VS/TH/lineamientos-mtac-sgsss.pdf
3. Arjava F.  Reiki: manual original del dr. Mikao Usui. Ed Uriel, 2013. https://www.casadellibro.com/libro-reiki-manual-original-del-dr-mikao-usui/9789879551356/730324
4. Bardasano JL. Ponencia Electromagnetismo, glándula pineal y salud pública. Disponible en http://www.medicionderadiaciones.com/bardasano.pdf
5. Kuman M. Measuring Reiki Healing – Mystery, Placebo or Real Energy Healing. J Altern Complement Integr Med. 2017;3(22):1-4. doi: 10.24966/ACIM-7562/100022
6. Burr HS. Blueprint for Immortality The Electric Patterns of Life. London Neville Spearman. London, 1972. Disponible en: https://es.scribd.com/doc/79627029/Harold-Saxton-Burr-Blueprint-for-Immortality
7. Becker RO. The Body Electric, electromagnetism and the foundation of life. EMF Research. Disponible en: https://www.emfresearch.com/the-body-electric/
8. Hart LK, Freel MI, Haylock PJ, Lutgendorf SK. The use of healing touch in integrative oncology. Clin J Oncol Nurs. 2011 Oct; 15(5): 519–525. doi: 10.1188/11.CJON.519-525
9. Cabrero MA. El campo energético humano y la electricidad. Electromundo – Colegio de Ingenieros Electricistas y Electrónicos, 2011
10. Seto A, Kusaka C, Nakazato S, Huang WR, Sato T, Hisamitsu T, Takeshige C. Detection of extraordinary large bio-magnetic field strength from human hand during external Qi emission. Acupunct Electrother Res. 1992;17(2):75-94. doi: 10.3727/036012992816357819
11. Zimmerman – 1990 – Laying-on-of-hands healing, therapeutic touch: a testable theory.
12. Geller SM, Porges SW. Therapeutic Presence: Neurophysiological Mechanisms Mediating Feeling Safe in Therapeutic Relationships. Journal of Psychotherapy Integration. 2014;24(3):178–192. http://dx.doi.org/10.1037/a0037511
13. Thrane S, Cohen SM. Effect of reiki therapy on pain and anxiety in adults: An in depth literature review of randomized trials with effect size calculations. Pain management nursing: official journal of the American Society of Pain Management Nurses. 2014;15:897-908
14. Lee MS, Pittler MH, Ernst E. Effects of reiki in clinical practice: A systematic review of randomised clinical trials. International journal of clinical practice. 2008;62:947-954
15. Joyce J, Herbison GP. Reiki for depression and anxiety. The Cochrane database of systematic reviews. 2015:CD006833
16. Bukowski EL. The use of self-reiki for stress reduction and relaxation. Journal of integrative medicine. 2015;13:336-340
17. Birocco N, Guillame C, Storto S, Ritorto G, Catino C, Gir N, Balestra L, Tealdi G, Orecchia C, Vito GD, Giaretto L, Donadio M, Bertetto O, Schena M, Ciuffreda L. The effects of reiki therapy on pain and anxiety in patients attending a day oncology and infusion services unit. The American journal of hospice & palliative care. 2012;29:290-294
18. Doğan M. The effect of reiki on pain: A meta-analysis, Complementary Therapies in Clinical Practice. Complement Ther Clin Pract. 2018;31:384-7. https://doi.org/10.1016/j.ctcp.2018.02.020
19. Gantt LM, Orina JAT. Educate, Try, and Share: A Feasibility Study to Assess the Acceptance and Use of Reiki as an Adjunct Therapy for Chronic Pain in Military Health Care Facilities.  Mil Med. 2019 Oct 23. https://doi.org/10.1093/milmed/usz271
20. Dyer NL, Baldwin AL, Rand WL. A Large-Scale Effectiveness Trial of Reiki for Physical and Psychological Health. J Altern Complement Med. 2019 Oct 22. https://doi.org/10.1089/acm.2019.0022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.